El actual campeón de los pesados de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), el  británico Tyson Fury aplazó por segunda vez su pelea con el ucraniano Wladimir Klitshcko.

Recordamos que la pelea en un principio estaba prevista para el 9 de julio en Manchester, una lesión de tobillo de Fury propició que la pelea se cancelase  por primera vez y se trasladase al 29 de octubre, pero esta semana por segunda vez el británico canceló la pelea, en esta ocasión se alegó a que no estaba apto para combatir.

En el comunicado no se especificó que enfermedad tiene o que le pasa realmente, pero se precisó que tiene que ser sometido a un tratamiento.

Klitschko, está indignado por lo sucedido, llevaba mucho tiempo esperando está revancha y una vez más, ve como su preparación se tira por la borda y su vuelta a los cuadriláteros se alarga en exceso. No pelea desde noviembre del año pasado en espera de vengar su derrota con Fury.

El ucraniano solicita que tanto la AMB como la OMB deberían tomar medidas al respecto, lo más lógico sería que Fury fuese nombrado campeón en receso, mientras Klitshcko disputaría el título interino frente a otro boxeador rankeaodo, una vez que Fury se recuperase, se enfrentaría al que saliese como campeón interino.